Entrada del cardenal Borja en Valencia en el verano de 1472

Escrivà Llorca, Ferran
Universidad Internacional de Valencia
0000-0002-5959-2595

Resumen

En verano de 1472 el cardenal Rodrigo Borja visitó la ciudad sede de su obispado como legado a latere del papa Sixto IV. La comitiva llegó al puerto de Valencia entre el 17 y el 19 de junio, más de un mes después de haber salido del puerto de Ostia. Era la primera vez que Rodrigo Borja volvía a Valencia después de su designación como obispo de la diócesis, siendo además reconocido por su fulgurante carrera eclesiástica de la mano de su tío Alfonso de Borja (el papa Calixto III). Su entrada a la ciudad y en la catedral está detallada en varias fuentes de la época. La magnificencia de su entrada y el dispendio y pompa durante los meses que estuvo en la ciudad, lo sitúan a la altura de reyes y príncipes.

Palabras clave

entrada , procesión , Te deum laudamus (himno) , pregón , tañido de campanas , bullicio en la calle , música en las calles y plazas , proyecto cofradías , Rodrigo de Borja (cardenal, papa Alejandro VI) , clerecía , trompeta , atabalero / timbalero , Pedro González de Mendoza (arzobispo)


En verano de 1472 el cardenal Rodrigo Borja visitó la ciudad sede de su obispado como legado a latere del papa Sixto IV. Su misión contaba con varios frentes como el peligro turco, la pacificación de Castilla o temas de política eclesiástica. La comitiva llegó al puerto de Valencia entre el 17 y el 19 de junio, más de un mes después de haber salido del puerto de Ostia. Era la primera vez que Rodrigo Borja volvía a Valencia después de su designación como obispo de la diócesis, siendo además reconocido por su fulgurante carrera eclesiástica de la mano de su tío Alfonso de Borja (el papa Calixto III).
Después de estar unos días en el Monasterio de El Puig a petición de los jurados de la ciudad, el cardenal Borja entró en Valencia la tarde del domingo 21 de junio. Fueron a buscarle las autoridades de la ciudad acompañados de muchas personas notables incluidos artesanos y gente del pueblo. Entre el séquito del cardenal había cuatro obispos venidos de Roma, nobles, abades y el resto de la servidumbre. Entre estos últimos se encontraban los pintores Paolo de San Leocadio y Francesco Pagano, introductores del arte pictórico quattrocentista en la Península Ibérica, y autores de los ángeles músicos de la bóveda del altar mayor de la catedral de Valencia.
Según el pregón de los jurados –que ordenaba a toda la población engalanar la ciudad y preparar fiestas en su honor–, la comitiva entraría por el portal de Serrans a la ciudad para después seguir el itinerario habitual de la procesión del Corpus y acabar en la Catedral. Las torres de Serrans se engalanaron con telas de raso y las paredes interiores de la Seu fueron cubiertas de tapices. Llegada la comitiva a la puerta fue acogida al son y gran estruendo de trompetas y atabales. El cardenal Borja fue recibido por “tot lo clero de València, creus, capes, lo pus solemne, tots els regidors e senyors de València, pal·lis” [todo el clero de Valencia, cruces, capas, lo más solemne, todos los regidores y señores de Valencia, palio], y fue hasta la catedral “a cavall, ab la gran mula, vestit de grana” [a caballo, con la gran mula, vestida de grana].
En la procesión participaron, como era habitual en todas las entradas reales y de grandes prelados (como el papa Benedicto XIII en 1414), los clérigos de la ciudad, las cofradías, gran parte de la nobleza y los representantes de la ciudad, así como el séquito del cardenal. La procesión discurrió, como de costumbre por las calles Serrans, Cavallers, Bolseria, Mercat, Mercè, Porxets, Caixers, Sant Vicent, Avellanes y, finalmente, la Catedral por la puerta de la Almoina.
Cuando el cardenal llegó a la catedral, bajó de la mula, adoró la reliquia de la imagen de la Virgen que llevaba en el pecho y la clerecía cantó el Te Deum, entonado por el Obispo auxiliar [Jaime Pérez]. Antes de entrar a la catedral juró las Constituciones del Obispado y, posteriormente, procesionó hasta el altar para orar a la Virgen titular de la Seu acompañado de sones de trompetas y timbales y el volteo general de campanas.
Rodrigo de Borja y su séquito residió en la ciudad durante unos meses, antes de marchar a visitar al rey Juan II en Tarragona y, posteriormente, a los príncipes Isabel y Fernando en Alcalá. El cardenal Borja recibiría durante los meses de estancia en Valencia –antes y después de sus viajes– la visita de diversas personalidades entre los que destaca el obispo de Sigüenza, Pedro González de Mendoza, al que meses después el papa Sixto IV impondría el capelo cardenalicio.
Fuente:

Manual de Consells (Archivo Municipal de Valencia), A-22 (editado por Carreres Zacarés); Melcior Miralles (atrib.). Dietari del capellà d'Alfons el Magnànim. Se ha usado la edición de Vicent Josep Escartí. Edicions Alfons el Magnànim, 1988; El Libre d'Antiqvitats de la Seu de València (ed. Joaquim Martí Mestre).

Bibliografía:

Sanchis Sivera, José. "El cardenal Rodrigo Borja en Valencia". En Boletín de la Real Academia de Historia, 84 (1924), 120-164; Escartí, Vicent Josep. "El cardenal Rodrigo de Borja en Valencia (1472-1473): representación social y poder". En El hogar de los Borja [exposición], ed. Mariano González Baldoví y Vicente Pons Alós. Xàtiva, Museu de L'Almodí, Antic Hospital Major, del 16 de diciembre de 2000 al 28 de febrero de 2001, 109-123.

Creado: 29 Nov 2019
Modificado: 15 Oct 2020
Referenciar: Escrivà Llorca, Ferran. "Entrada del cardenal Borja en Valencia en el verano de 1472", Paisajes Sonoros Históricos, 2019. ISSN: 2603-686X. http://historicalsoundscapes.com/evento/1054/valencia.
Recursos
Porta de Serrans. Portada de la edición "Regiment de la Cosa Pública" (València, 1499) de Francesc Eiximenis.

Porta de Serrans. Portada de la edición "Regiment de la Cosa Pública" (València, 1499) de Francesc Eiximenis.

Te Deum laudamus. Himno. Modo IV