Gigantes y tarasca (1760)

Ruiz Jiménez, Juan
Real Academia de Bellas Artes de Granada
0000-0001-8347-0988

Resumen

El adorno y configuración de la tarasca y la personalización de los gigantes en la procesión del Corpus Christi podía variar de un año a otro y en algunas ocasiones estaba relacionada con la temática general que presidía la fiesta ese año.

Palabras clave

fiesta del Corpus Christi , procesión , gigantes , tarasca


En el impreso Pensamiento eucharístico mariano-matemático... (1760), donde se describen todo los elementos que se hicieron para los adornos de la festividad del Corpus Christi de ese año, su autor deja claro que los gigantes y la tarasca también recibían un tratamiento anual especial, en lo que se refiere a su adorno y presentación, aunque sin relación con la temática general que presidía la fiesta ese año: “La idea de esta parte es siempre licenciosa y sin conexión alguna con el todo del principal pensamiento, aunque siempre alusiva y servidora de Christo sacramentado. Este año me pareció no separarla del todo del discurso mathemático y así le hice a los gigantes que representase cada uno aquellos grandes autores padres de la facultad que florecieron en diversos siglos y en diversas partes del orbe. Llevaba cada uno al pie de su agigantada figura la parte de aquella ciencia en que más se señaló, como Vitrubio, una columna con un león que la abrazaba, representando en esto su ciencia y su fortaleza y así todos los demás a un lado su nombre proprio en su proprio idioma, con caracteres ya griegos ya arábigos, conforme correspondía a la naturaleza de cada uno, lo que aquí no van impresos con esta singularidad por falta de caracteres, pero a lo menos va puesto en los nuestros su sonido”. Eran los siguientes, cada uno con un poema: Euclides (relacionado con la geografía), Vitruvio (relacionado con la arquitectura), Albubater Hain (relacionado con la naútica), Flabrahamo [¿?] (relacionado con la orología), Alendezgoz [Al-Andruzagar = Al-Andarzagar](relacionado con la maquinaria), Xenophon [Jenofonte] (relacionado con la astronomía) y Missa Hala [¿?] (relacionado con la música).

En el mismo impreso, la tarasca es descrita de la siguiente manera: “Era esta un agigantado serpentón con siete cabezas, iguales en su magnitud y diferentes en su figura y significación porque eran de siete diversos animales que daban a entender los siete vicios. Estaba sobre la espalda de este monstruo, brumando su sobervia y enfrenando su altanería la estatua de la Fe con cintas de diversos colores en una mano que terminaban en las bocas de aquellos feroces brutos y en la otra una custodia, explicando en esto el triunfo y el poder de Christo sacramentado y en el pecho esta décima: Que llegue a tanta irrisión...”. La Iconología de Cesare Ripa (Roma, 1603) se convirtió en una de las fuentes principales, junto a los libros de emblemas, para la construcción de los diferentes elementos de la arquitectura efímera que adornaban la “fiesta” barroca. Partiendo de la relación que en ella se establece entre los vicios y diferentes animales se pueden suponer cuáles fueron los elegidos para las cabezas de la tarasca de 1760. La existencia de más de una posibilidad no permite ser taxativo al respecto, por lo que simplemente apuntamos las asociaciones más frecuentes: cerdo-gula, asno-pereza, cocodrilo-lujuria, pavo-soberbia, lobo-avaricia, oso-ira y serpiente-envidia.

No es esta la única noticia de una tarasca de siete cabezas en las procesiones granadinas. En la organizada el 16 de julio de 1723 por la orden Tercera para celebrar la festividad de la Virgen del Carmen la encontramos de nuevo, en esta ocasión cabalgada por una figura de la Virgen.

“La sierpe pithonisa / O tarasca escamada / con sus siete cabezas salió armada / y a quien María las cervices pisa / seguíanle de prisa / en hermosos caballos, por ser feos / los gigantes titanes o thifeos”.

Las tarasca de Sevilla (1741) también tenía siete cabezas, pero todas iguales. Inspirada en la tarasca granadina de 1760 y de reciente factura es la tarasca de Antequera, pero en su construcción se optó por representar todas las cabezas similares y pertenecientes a un mismo animal fantástico.

Fuente:

Métrico manifiesto de la célebre y magnífica festividad que el illustre y venerable Orden Tercero dedicó... a María SSma. Del Carmen, su patrona... Granada, imprenta de la Santísima Trinidad, 1723, p. 10; Pensamiento eucharístico mariano-matemático, que se consagró al cuerpo del Señor en la ciudad de Granada en su día cinco de junio de este año de 1760. Granada: herederos de José de la Puerta, 1760, 62-69.

Bibliografía:

 Leonardo, Mª José. Fiesta y arquitectura efímera en la Granada del siglo XVIII. Granada: Universidad, 1995, 276.

Creado: 21 May 2016
Modificado: 15 Jun 2022
Referenciar: Ruiz Jiménez, Juan. "Gigantes y tarasca (1760)", Paisajes Sonoros Históricos, 2016. ISSN: 2603-686X. http://historicalsoundscapes.com/evento/492/granada.


Recursos
Tarasca de Antequera (Málaga, 2006-2007)

Tarasca de Antequera (Málaga, 2006-2007)