Ministriles en la catedral de Asunción (1556)

Ruiz Jiménez, Juan
Real Academia de Bellas Artes de Granada
0000-0001-8347-0988

Resumen

El 2 de abril de 1556, llegaba a la ciudad de Asunción fray Pedro Fernández de la Torre, obispo electo de la diócesis del Río de la Plata, para tomar posesión de su sede. Con el vendría el primer grupo de ministriles que serviría en la catedral de esta ciudad la cual se dedicaría a Nuestra Señora de la Asunción.

Palabras clave

recepción de obispo , contratación de músicos , Veni creator spiritus (himno) , Te deum laudamus (himno) , cartografía incorporación capilla de ministriles , Pedro Fernández de la Torre (obispo) , clerecía , gentío , ministriles


El 2 de abril de 1556, llegaba a la ciudad de Asunción fray Pedro Fernández de la Torre, obispo electo de la diócesis del Río de la Plata, para tomar posesión de su sede. Un testigo presencial, el clérigo Martín González, da testimonio de su recibimiento en la ciudad:

“Llegado a este pueblo, los clérigos salimos de la iglesia mayor con la cruz y lo recibimos con el himno Veni Creator y toda la ciudad, y le llevamos a la iglesia y, hecha la oración en ella con el Te Deum laudamus, fuese [a] aposentar a las casas de Domingo de Irala, ya gobernador”.

El obispo De la Torre “tomó posesión de su obispado en una igle­sia que está encima de la barranca del río, donde antiguamente estuvo cierta  fortaleza, y donde los capellanes, puesto por los oficiales reales, administraban los sacramentos y servían al culto divino”. La primera catedral se dedicó a Nuestra Señora de la Encarnación. En esa fecha, la población contaba, además, con la iglesia de Nuestra Señora de la Merced, la de San Blas y las ermitas de Santa Lucía y de San Jerónimo. El nuevo obispo hizo un nuevo traslado a la iglesia de San Jerónimo, que estaba regida por fray Isidro Castro, “por ser mejor sitio”, y le dio la advocación de Nuestra Señora de la Asunción. Con la cuarta parte de los diezmos, el obispo inició la construcción de una nueva catedral. No sería esta la última ubicación de la sede catedralicia que en los años sucesivos sufriría otros traslados y varias reedificaciones debido a la precariedad de su fábrica.

La “Relación viene en el Río de la Plata fecha por Gregorio de Acosta para su majestad e para su Real Consejo de Indias” nos proporciona una interesante información adicional. Acosta había sido uno de los ministriles de la expedición de Pedro de Mendoza en la que se realizó la primera fundación de Buenos Aires en 1536. Véase: http://www.historicalsoundscapes.com/evento/998/buenos-aires/es.

Gregorio de Acosta comienza con una dura crítica al gobernador Pedro de Mendoza, la cual extenderá  a la mayor parte de sus sucesores sobre cuyas actuaciones vierte gravísimas acusaciones:

“En el año de 35 vino un gobernador a estas provincias que se llamaba don Pedro de Mendoza con dos mil hombres, el cual se perdió lo primero por no hacer justicia y lo segundo por gobernarse por gente de poca experiencia, por envidia de algunos y por mal consejo mandó matar a su maestre de campo y afrentaba mucho a los soldados por malos tratamientos, por malos consejos castigolo Dios su soberbia… y fue con una grande hambre como la de Jerusalén y mayor pues se comieron muchos hombres los unos a los otros y como se vido perdido determinó volverse a Castilla e murió en el camino echáronlo en la mar…” Gregorio de Acosta cita también en su “Relación” a los gobernadores, Domingo Martínez de Irala (1539-1542 / 1544-1548 / 1555-1556), Alvar Núñez Cabeza de Vaca (1542-1544), Francisco de Vergara (1558-1564), Juan Ortiz de Zárate (1564-1568), y Felipe de Cáceres (1568-1572). En el momento de redacción del escrito debía encontrarse en Asunción (Paraguay) durante el periodo de la gobernación de Felipe de Cáceres. Entre los excesos cometidos por este gobernador, señala que llegó a encarcelar al obispo fray Pedro Fernández de la Torre (1556-1573), lo que indirectamente nos permite conocer la incorporación de los ministriles en la catedral de Asunción coincidiendo con la llegada de este obispo a la ciudad:

“Después acá la iglesia catedral desta ciudad no se sirve como solía, ansí en oficiales como en menestriles que hay en la tierra que trajo el obispo de España que hasta que Felipe de Cáceres prendió al obispo siempre era muy bien servida”.

Este debió ser el primer grupo de ministriles estable en esta catedral, la cual sufrió numerosas vicisitudes en los años del obispado de fray Pedro Fernández de la Torre y sus sucesores.

Recursos
Atlas. Cornelis van Wytfliet (1597)

Atlas. Cornelis van Wytfliet (1597)

Enlace externo

Catedral de Asunción (Paraguay)

Catedral de Asunción (Paraguay)

Enlace externo

Dime, manso viento. Rodrigo de Ceballos